El calibre .22 LR,ese gran desconocido





Efectivamene,como la mayoría de vosotros habeis apuntado en la última encuesta "el calibre .22 es el que más muertes a causado,si no contabilizamos las bajas en combate".
Siempre se le adjudicó a este calibre un cierto caracter inofensivo y lúdico.Aunque su poder de parada no es comparable con el de los demás cartuchos existente actualmente en el mercado,no es menos cierto que en la corta distancia,su poder de penetración hace que el proyectil una vez dentro del cuerpo describa una trayectoria errática e imprevisible ,causando con ello unos destrozos internos considerables y a la vez mortales.
Me viene a la memoria un caso ocurrido en los EE.UU en la cual un agente de carretera falleció al ser tiroteado por un conductor ebrio con solo un disparo. Creo recordar que el agente se acercó al sospechoso,un individuo de más de 100 Kg. y ante el intento de agresión el agente realizo un disparo con su arma de calibre .45.El sospechoso cayo al suelo y cuando el agente se acercó para comprobar su estado,éste saco un pequeño revólver calibre .22,disparando contra el agente.Como consecuencia del disparo y aunque el egente llevaba chaleco antivalas,el proyectil le penetró por el biceps,desviandose su trayectoria al chocar contra el hueso y cortádole la vena aorta o carótida,no recuerdo bien,causándole la muerte en pocos minutos.En cuanto al agresor se recuperó y fue juzgado.Los expertos llegaron a la conclusión que la bala de punta hueca (de gran poder de parada) calibre .45 disparada por el agente,no se había expandido lo suficiente al disparse en una distancia corta.No debemos olvidar que un cartucho calibre .22 Magnum,es más letal que un .38 especial,usado en distancias cortas con punta hueca de 40 grains.

Cartuchos cal.22 corto,22 LR y 22 Winchester
En este sentido, es de sobra conocido que algunas agencias de inteligencia,como fué el caso de la extinta y temida KGB ,al igual que diversas unidades militares han utilizado el calibre .22 con cargas subsónicas y en armas provistas de supresor de ruidos (silenciadores) para sus misiones. Es más, en alguno de los últimos conflictos bélicos, los tiradores de élite han disparado con armas del calibre .22 LR en situaciones de combate urbano, donde los disparos a larga distancia carecen de sentido,como es el caso del ejérciro Israeli en Palestina.
Otro ejemplo lo tenemos en el rifle militar ruso SV-29 del calibre .22 preparado para el uso policial o militar .Fue ,así mismo ,y sigue siendo el calibre preferido por los "sicarios" para el tiro en la nuca.Aun tenemos en el recuerdo el esesinato de Miguel Angel Blanco ,en manos de ETA,para lo cual se uso una pistola calibre .22LR,realizándose dos disparos,siendo el segundo el causante de su muerte,¿falta de experiencia,nervios......? En todo caso, sí que hay que tener claro que el .22 LR no es el calibre más idóneo para la defensa personal. El motivo principal es su escaso poder de parada comparado con el de otros cartuchos más potentes como el 9mm o el .45 ACP (los más extendidos para estos menesteres). Sin embargo, esta menor potencia no implica necesariamente una menor efectividad, sobre todo teniendo en cuenta su elevada capacidad de penetración. Así, en disparos a corta distancia, el calibre .22 LR se convierte en una munición mortal.
Para terminar,decir que este cartucho,corresponde a la categoría de los denominados de "fuego anular",para diferenciarlos de los de "fuego central" (6,35 - 9 mm.-45 ACP por citar algunos).La diferencia estriba en que mientras estos últimos llevan un pistón o detonador incrustado en el culote del casquillo ó vaina ,el cual al ser percutido hace que se produzca la deflagación,los primeros llevan el detonante en todo el borde interior del culote de la vaina.Se puede decir que la vaina del cal.22 es toda ella un pistón. 

Historia del cal.22Es el más popular, versátil y mundialmente el más vendido y para el que más armas se fabrican.El calibre más usado a nivel mundial, popular por su versatilidad, bajo costo y cantidad de armas que lo disparan, está compuesto de tres cartuchos básicamente: el 22 corto, el 22 largo rifle y el 22 Winchester Magnum.
Hoy a pesar de que todos los conocemos, pocos saben que disponemos de una gran variedad para los diferentes usos que le queramos dar y de su historia que se mezcla con la de los primeros cartuchos de retrocarga.
 Diferentes marcas del calibre .22
Corría el año 1849, cuando Flobert patentaba el primer cartucho de fuego anular, que recibe su nombre por estar conformado por una vaina y un fulminante ubicado en la periferia del culote formando un anillo. En un principio no cargaban pólvora y luego al aumentar el calibre se le añadió un poco de pólvora negra. Se fabricaban en calibre 4, 6 y 9 mm. y usualmente con un proyectil esférico. El funcionamiento de este cartucho es el siguiente, una vaina fabricada en cobre, que deja en la parte inferior de su culote un espacio libre en toda su circunferencia donde se depositaba una cantidad en medio líquido de fulminante, originalmente de mercurio, al secarse queda adherido al fondo y al recibir un golpe violento en cualquier lado de la periferia se detona lanzando el proyectil.
Estos cartuchos con sus respectivas armas se popularizaron en Europa con el llamado tiro de salón, que causó furor en mediados del siglo XIX.
En 1857 aparece el primer cartucho de fuego anular de .22 de pulgada (5,56 mm) para el modelo Nº 1 de la firma Smith & Wesson, empresa que lo había desarrollado. Se trataba del .22 Short (corto) y en vista del resultado obtenido por el arma y su cartucho, sería el comienzo del desarrollo de las municiones de fuego anular en USA. En este caso la bala era ojival y no esférica como en los Flobert y tenían una carga de pólvora.
El .22 short es el más antiguo cartucho metálico americano y pese a su antigüedad es actualmente producido y el menor de la familia. Inicialmente estaba compuesto por un proyectil de 29 grains y 4 grains de pólvora negra fina. Después de 1887 se cargaron con pólvora semismokles y poco tiempo después ya se fabricó el modelo sin humo. Recién en 1930 se fabricó el primer cartucho de estas características de alta velocidad.
A partir de la segunda guerra mundial, se produce una revitalización del tiro de esparcimiento y con ello el desarrollo de los 22 short. Pese a su reducido tamaño es capaz de producir serias heridas e incluso la muerte por lo que hay que manipularlo con la responsabilidad de cualquier arma. El calibre 22 corto es posible dispararlo en armas recamaradas para el 22 lr, no así a la inversa por ser este último de mayor longitud.
El cartucho 22 corto es utilizado en la modalidad olímpica de pistola velocidad donde se busca la menor relevación del arma para dispararle en pocos segundos a los cinco diferentes blancos.
.22 Long Rifle. Fue en el año 1887 cuando la compañía J. Stevens Arms and Tools creó el .22 Long Rifle y se comercializó a partir de ese mismo año. Este nuevo cartucho empleaba la vaina del 22 long (proyectil que convivió con el 22 short) pero con proyectil de 40 grains en lugar de los 29 que usaba este último y cargaba 5 grains de pólvora negra.
El primer proyectil de alta velocidad en 22 lr fue producido por la firma Remington en 1930 en versiones de proyectil macizo de 40 grains y punta hueca de 37 grains.
A partir de ahí comenzaron a desarrollar todas las firmas fabricantes de municiones tratando de desarrollar nuevas ideas y prestaciones lo que hoy nos permiten disponer de una bala para cada uso que le queramos dar, veamos qué tenemos:
A) Proyectiles subsónicos, son básicamente los que se usan para competencias de tiro al blanco por lo que toman nombres como Target (blanco), match, etc. Son balas muy precisas pero de menor potencia por lo que no se les suele usar en la caza. Otra característica de ésta es que por ser su velocidad por debajo de la velocidad del sonido, se puede silenciar, cosa que no ocurre con las que la superan, pues más allá de detenerse el ruido de la detonación, el impacto con el aire hace un ruido importante.
B) Proyectiles de alta velocidad. Estos son básicamente los más usados y pueden venir con la punta maciza o hueca. En el primero de los casos es mejor su desempeño balístico o suelen ser de más peso, en el segundo la punta al impactar se aplasta dando un poder de detención mayor y es lo que se busca en la caza deportiva. Como máximo en esta categoría tenemos al cartucho de la firma Winchester Power Point de 40 grains, pero de punta hueca y 1280 pies por segundo que es el idóneo si las piezas a cazar son de cierto porte por tener un alto peso, gran velocidad y una gran capacidad para expandirse
C) Proyectiles de hiper velocidad: en tiempos bastante recientes firmas como CCI con su cartucho Stinger, Remington con el Yelow Jacket, etc., presentaban cartuchos de mayor velocidad y por tanto con un mejor coeficiente balístico principalmente adaptado a la caza, lamentablemente por reglamentaciones vigentes en nuestro país ha quedado limitada la importación de estas balas.
D) Balas especiales: en esta categoría se agrupan la modalidad desarrollada para casos específicos como el cartucho con perdigones diseñada para la caza de reptiles y pequeñas aves con destino a la taxidermia. Balas trazadoras recientemente lanzadas al mercado americano que dejan su trayectoria marcada por una estela de color rojo visible, incluso de día y que nos permite ver cómo influye el viento en la trayectoria. Balas de salva para entrenamiento de perros, largada de carreras o uso en obras de teatro, etc., ideal para los que gustan de "tiros al aire" como aviso.
Cal.22 Winchester Magnum: este es el proyectil más potente de la familia, apto para caza intermedia, pero para caza menor suele hacer daños no queridos para el uso gastronómico de las piezas.
Este cartucho no es intercambiable con el 22 lr ni las armas que lo disparan lo aceptan, pues es de mayor diámetro la vaina aparte de ser más larga.
Son proyectiles que alcanzan velocidades superiores a los 2000 pies por segundo y tienen un gran alcance. Por lo que debemos ser muy cuidadosos hacia dónde apuntamos.
En síntesis estos son los cartuchos más usados y mientras las armas sean como las conocemos, seguirán en un sitial de privilegio y más aquí ya que por ahora para comprar un rifle de estos calibres no hace falta más que la cédula.
Comparativa de distintos calibres:
Izda./.22 LR,380 ACP,45ACP,41 Magnun y 45 Colt
Seguidamente os "pego" un artículo firmano por F.A. y publicado en "armas.es",donde se plasma de una manera escueta;pero concisa, los orígenes e historia de este singular cartucho.
.-El .22 LR (Long Rifle) es, sin duda, uno de los calibres más populares y difundidos del mundo. Prácticamente todas las marcas de cartuchería del mercado han fabricado munición de este excelente calibre. Esta amplia difusión internacional, unida a su bajo precio, han acabado por convertir al calibre .22 LR en uno de los cartuchos más valorados por los tiradores de todo el planeta.
Para explorar los orígenes de este popular calibre, debemos remontarnos a más de un siglo de antigüedad, concretamente al año 1887, fecha en la que la compañía estadounidense “J. Stevens Arms and Tools" lanzó al mercado el primer esbozo de lo que posteriormente se convertiría en el .22 Long Rifle. Este primer cartucho nacido en las postrimerías del siglo XIX, todavía utilizaba pólvora negra y, por su diseño, estaba considerado como una mera evolución de su predecesor: el .22 Long. En este sentido, el nuevo .22 LR compartía la misma vaina que el .22 Long, aunque ambos cartuchos se diferenciaban fundamentalmente en el proyectil que utilizaban: uno de 29 grains en el .22 Long, por uno de 40 grains en el .22 LR.

Desde su nacimiento, el .22 LR fue acaparando buenas críticas y su uso se fue extendiendo dentro de la sociedad norteamericana. Este éxito inicial propició que las firmas de cartuchería de la época se lanzaran a la carrera de crear nuevas versiones de esta munición de percusión anular. Bajo este contexto, en el año 1930, la casa Remington dio vida a lo que se considera como el primer cartucho de alta velocidad (High Velocity) del calibre .22 LR. Este cartucho estaba disponible en dos tipos de versiones: con proyectil blindado de 40 grains, o con una bala de punta hueca de 37 grains. A esta última versión se le bautizó con el apelativo de “Varmint" y pronto se popularizó entre los aficionados estadounidenses a la caza de pequeñas piezas.

Desde sus orígenes y hasta nuestros días, la expansión del .22 LR ha sido prácticamente irrefrenable. En este sentido, este cartucho ha logrado convertirse en la munición oficial de numerosas disciplinas de tiro deportivo. En España, el .22 LR está presente en la mayoría de competiciones de precisión, tanto con arma corta como con carabina. Los motivos que explican esta rápida difusión y esta gran aceptación por parte de los tiradores, radican fundamentalmente en el bajo coste de cada cartucho y en su más que aceptable precisión. A estas ventajas habría que añadir otras virtudes como su escaso retroceso o su inapreciable sonido, rasgos que han acabado aupando a este calibre a la cima de lo que podría denominarse munición deportiva.

La amplia fama y difusión que atesora este calibre también se debe a que la legislación que regula la tenencia y uso de armas de fuego en cada país es bastante tolerante con este cartucho. Este es el caso de España, donde el .22 LR es uno de los calibres menos “perseguidos" o “vigilados" por el actual Reglamento de Armas de fuego.

Otra de las modalidades donde el .22 Long Rifle está ampliamente extendido es el tiro de ocio o recreativo. En este campo destaca sobre todo el uso de este calibre en carros conversores, que sirven para que el usuario disponga de un arma que puede funcionar con dos tipos de calibre. Por lo general, estos kits de conversión se utilizan con armas cortas de un calibre superior (por ejemplo 9mm Parabellum), y que, mediante una sencilla operación, pueden disparar cartuchos del .22 LR. Algunos de los kits más conocidos son los que se emplean en las pistolas de las marcas Glock, CZ,Tanfoglio o en las Colt 1911.
Actualmente, en España no existe ninguna empresa de cartuchería que fabrique este calibre. Sin embargo desde mediados del pasado siglo XX y hasta hace apenas 25 años, la Fábrica Nacional de Palencia (más adelante conocida como Santa Bárbara) sí que dedicó parte de su producción a la fabricación de unidades del calibre .22 LR. En la misma línea se encontraba hasta el año 1975 la compañía catalana Glaminse, la cual desde su base de Ripollet fabricó durante cerca de 15 años miles de cartuchos de este mítico calibre. Sin embargo, esos tiempos de fabricación española del calibre .22 LR pasaron a mejor vida, y hoy en día los tiradores españoles tenemos que conformarnos con comprar cartuchos de este calibre a las grandes firmas internacionales.
Estas empresas ofrecen un amplio y variado abanico de posibilidades, casi tantas como podamos imaginar. LAPUA, CCI, o RWS High Velocity son sólo algunas de las marcas que cada año fabrican miles y miles de cartuchos del .22 LR. Elevadas cantidades que rápidamente son absorbidas por la importante demanda presente entre todos los aficionados.
El uso que hoy en día se le da a la munición del calibre .22 LR es básicamente recreativo. La mayoría de tiradores que optan por este cartucho lo emplean para participar en competiciones deportivas, hacer “plinking" (tiro a latas), entrenar (es más barato que otros calibres superiores), y en los países cuya legislación lo permite, para cazar pequeñas criaturas (varmint). Todo esto ha hecho que muchos tiradores olviden la verdadera perspectiva de un calibre ciertamente peligroso. Y es que el .22 LR también puede matar...

DEJE SU COMENTARIO O CONSULTA

AHORRE TIEMPO Introduzca marca o modelo