Calibre .45 sus orígenes


Los origenes del las armas automaticas del .45 pueden rastrearse en la necesidad del ejercito estadounidense de una arma corta para reemplazar a su revolver Colt U.S. Revolver, Caliber .38, M1892 Army.
Este revolver de doble accion habia sustituido al legendario Colt Single action Army M1873 mas conocido como “Peacemaker” ( pacificador) o Colt Frontier ( frontera) en calibre .45 long Colt.
Si bien su balistica terminal era mas que aceptable el arcaico diseño de tambor fijo hacia el proceso de carga y descarga bastante tedioso.
Sin embargo el 38 long Colt era un cartucho de prestaciones bastante modesta, con carga de polvora negra disparaba una bala de plomo desnudo ojival de 158 granos ( 10,25 gramos) a 253 metros por segundo.
Cuando se lo empleo con polvora sin humo la velocidad inicial trepó apenas a 265 m/seg.
La debilidades del M1892 como arma de guerra quedaron claramente manifestadas en los combates antiguerrilla que se sucedieron luego de la Guerra Hispano-Norteamericana.
En estos los norteamericanos debieron enfrentarse a musulmanes Filipinos que no muy contentos con cambiar a su viejo conquistador por nuevos imperialistas se les enfrentaron de forma energica hasta el fin de las hostilidades en 1913.




En estos combates los juramentados “Moros del Jolo” ( aunque no solo de esa isla sino tambien otros lugares del archipiélago) completamente “encordados” o sea envueltos en soga de cañamo ( que si bien no era un chaleco de kevlar ayudaba a contener las hemorragias y protegia en alguna medida de heridas de arma blanca) y en muchas ocasiones enervados por el uso de drogas opiaceas cargaban contra los odiados yanquis armados a veces tan solo con un Campilang ( especie de machete) y un escudo. Los militares norteamericanos se dieron cuenta rapidamente que incluso impactado varias veces con su revolver .38 los atacantes conseguian su objetivo, esto era matar a machetazos a un soldados de USA.
A tal punto llego el descontento con el revolver M1892 que muchos soldados y oficiales mandaron a pedir sus viejos Colt 1873 que pese a estar claramente anticuados, mantenia un saludable poder de parada gracias a los 11,43 mm de diámetro y el notable peso de su proyectil.
Los estamentos militares Estadounidenses tomaron nota de estos hechos y decidieron que se necesitaba algo mejor.
Fue así que, en 1904 fue creado un cuerpo de investigaciones, encabezado por el Cnel. John T. Thompson (creador de la famosa ametralladora que lleva su nombre) y el Cnel. Louis A. La Garde, quienes llevaron a cabo una investigación, a través de un procedimiento experimental que, a los ojos de nuestros días, puede ser juzgada como poco científico , sin embargo es el primer intento de obtener resultados estadisticos del el poder de parada de un proyectil
Se trabajo en mataderos, disparando a ganado bovino y porcino, observando el comportamiento de distintos calibres disponibles en la época, sino que también se realizaron aquellas famosas pruebas de disparar a cadáveres humanos, suspendidos de cables, para verificar el efecto de los impactos y el grado de movimiento que generaban en los miembros de los mismos.
De cualquier manera, esta comisión, llegó a la conclusión que, el calibre ideal que necesitaba el Ejército de los EE.UU. para su próxima arma de puño reglamentaria, debía poseer un diámetro de 0,45 de pulgada, (11,43mm) y una velocidad minima de 250 m/s para ser capaz de alcanzar un poder de detención adecuado.
John M. Browning, venía experimentando con mecanismos de pistolas de alimentación automática, desde finales del siglo XIX, y sus investigaciones y desarrollos, habían dado por resultado, sus primeras patentes para pistolas semi automáticas de 1900, 1902 y 1903, fabricadas por FN de Bélgica, y por Colt de los EE.UU., recamaradas para el calibre .38 Auto (de dimensiones similares al actual .38 Super Auto, pero de muy inferiores prestaciones). Browning estaba convencido de que el futuro en materia de armas de puño para uso militar y policial, estaba en las pistolas semiautomáticas, teniendo como antecedentes, a las pistolas Borchardt-Luger y las Mauser ("broom handle").
Al ser anunciado públicamente, el propósito del ejército de buscar una nueva arma de puño para dicho calibre, John Browning escuchó con atención y su mente brillante vislumbró la posibilidad de aprovechar su experiencia con sus pistolas calibre .38 para realizar los cambios necesarios para manejar un calibre mucho más grande y potente, como el que buscaban los militares de su país.
Para ello, debió diseñar un nuevo cartucho, para cumplir con el requerimiento del Ejército, que emplearía una bala encamisada de aproximadamente 234 grains, en el calibre requerido de 0,45", para proceder a crear una nueva pistola que lo pudiese disparar, basada en sus anteriores .38 pero de mayor tamaño y robustez.
Después de realizar algunos prototipos, y de ponerse en contacto con la firma Colt, a la cual había vendido sus anteriores patentes para la fabricación de las pistolas calibre .38, Modelos de 1900, 1902 y 1903, Browning firmó un nuevo convenio de cesión de sus patentes, por la cual Colt produciría la nueva pistola. De este nuevo desarrollo, surgió la primera versión de la pistola calibre .45 conocida como Modelo de 1905. El nuevo cartucho, sería patentado como .45 ACP (por "Automatic Colt Pistol").

BUSCADOR INTERNO - AHORRE TIEMPO INTRODUZCA MARCA O MODELO

CONTACTO

Por causas ajenas la función "PUBLICAR COMENTARIO" se encuentra deshabilitada temporalmente.Para cualquier tipo de información,consulta o simplemente para dejar un comentario, pueden dirigirse a la siguiente dirección:
historiadelasarmasdefuego@gmail.com