Pistola Glock 19




En alguna ocasión me habríais oido decir que lo último que me compraría sería una "glock".Con ésto,en ningúm momento fue mi intención cuestionar la calidad de este tipo de pistola.Si es verdad que siento predilección por las pistolas construidas totalmente en acero;pero en este caso existen dos razones de peso,y nunca mejor dicho,que avalan mi punto de vista.
El  uso de pistolas,por mi parte,esta exclusivamente relacionado con el tiro deportivo,más concrétamente con el tiro de precisión y el peso,tanto por exceso del disparador (debido principalmente al sistema "Safe Security" ) como por defecto,en cuanto al peso total del arma,no la  hacen la más idonea para este tipo de prácticas.
Sin duda alguna,para usarla como elemento de trabajo o para defensa personal y tuviese que portarla diariamente,elegiría alguno de los modelos fabricados por la  "Glock";eso sí,me cuidaría mucho de que no me la "pillase" el perro.Dicho ésto,vamos con el tema en cuestión.
Sus reducidas dimensiones con  respecto del tamaño de las actuales  pistolas estándar, hacen que la Glock 19,fabricada en 1988, sea probablemente  una de las pistolas más populares de los tiempos modernos .Aunque no se distingue precisamente por su belleza,se trata de una  pistola ligera y fiable al cien por cien.¿Que más se le puede pedir a un arma para defensa personal,si además emplea,el más que probado,calibre 9 mm Parabellum?
Todo ésto hace que sea una de las pistolas más difundida entre los cuerpos de seguridad de todo el mundo.Además de su utilidad como arma convencional de servicio,resulta muy apropiada para ser portada de modo incubierto o como segunda arma.Buen ejemplo de ello lo tenemos en que  muchos pilotos de élite de la Fuerza Aérea de los EE.UU. y la mayorìa de  los agentes policiales confían en la Glock 19 para su defensa en situaciones críticas.
Si embargo ningún arma ha dado lugar a tantas  polémica,respecto a  su detección en los controles de seguridad,como  la Glock 17 y su versión compacta, la Glock 19.Desde sus comienzos fueron numerosas las "leyendas urbanas" a este respecto,aunque generalmente nada de lo que se afirma de ella es cierto.No son "invisibles" cuando se las hace pasar a través de los controles de Rayos X;es más ni siquiera puede pasar desarpecibidas a través de los sencillos detectores de metales.Contrariamene a lo que la mayoría supone,o mejor dicho suponía en los incicios de su puesta en el mercado,su construción no esta basada  totalmente en polímero o material plástico ya que un 83% de su  peso corresponde al acero.
Podría decirse que la Glock 19 es la hermana menor  de la famosa Glock 17, siendo sus diferencias básicas la longitud del cañón y el compensador de boca,siendo también muy similar a Glock 18 con la gran diferencia de que esta es una pistola totalmente automática.

 
 

La Glock 19 tiene una longitud total de 6,85 pulgadas, una altura de 4.64 pulgadas incluyendo las miras y un ancho de 1.18 pulgadas. La longitud del cañón es de 4,2 pulgadas. O sea que la Glock 19 es media pulgada más corta que la Glock 17, y su peso al rededor de  22 onzas con el cargador vacío. Para mantener la fiabilidad en la operación del sistema de corto retroceso la masa de la corredera no se redujo con respecto al Mod.17. Con excepción de la corredera, el armazon, el cañón, el bloque el seguro, el muelle recuperador y la varilla guía,el resto de los componentes son intercambiables en ambos modelos.En su conjunto está configurda por solo treinta tres pieza,incluyendo el cargador.
Se puede decir que lo único convencional en cuanto a su sistema de operación es su funcionamiento basado en el retroceso directo, donde el cañón se asegura a la corredera con una sola pestaña y se prolonga hasta la ventana de expulsión, similar al mecanismo de las Sig-Sauer. Durante el desplazamiento,debido al retroceso, el cañón se mueve hacia atrás aproximadamente tres milímetros hasta que el proyectil sale del cañón y la presión baja paulatinamente, separándose de la corredera y finalizando todo movimiento. La corredera enpujada hacia atrás por inercia hace continúar el ciclo de forma similar al sistema Browning.



Las Glock 19,al igual que su antecesora,no poseen martillo,ni seguro para ser operado con el pulgar, ni palanca para su desmontaje;en cambio si utiliza un sistema de seguridad concido como "safe action" (acción segura), el cual consiste en una especie de  pequeño disparador interno ubicado en el centro del disparador convencional,ambos fabricados en polímero.Este pequeño dispositivo es estriado en la Glock 19 y liso en la Glock 17.El disparador propiamente dicho no puede ser presionado mediante un contacto accidental,a menos que el "disparador interior" sea presionado primero,tampoco puede ser presionado desde los lados,sólo desde el centro.

 

En la corredera se encuentra otro seguro accionado por un muelle que bloquea el movimiento hacia delante del percutor, el cual se activa o desactiva según la posición del disparador.Cuando éste se encuentra suelto o sea en posición adelantada,el muelle de la aguja percutora permanece ligeramente comprimido. Cuando el disparador se desplaza un centímetro hasta el final de su primera etapa (con una presión de un kilogramo aroximadamente ) donde la compresión del muelle es casi completa;si retiramos  el dedo del dispardor el muelle de la aguja percutora vuelve a su estado anterior,quedando parcialmente comprimido y completamente seguro.Por el contrario, si se continúa ejerciendo presión sobre el disparador mas allá de éste punto, el muelle llegará a su punto máximo de compresión y el mecanismo liberará la aguja que detonará el cartucho.
Una de las variantes de la Glock 19 (primera generación)  y suprimido en las versiones posteriores,estaba equipada con un sistema integrado de compensador,consistente en dos aberturas alargadas y dispuestas en forma de "V", lo que hace que  el arma sea  más fácil de controlar en fuego ràpido,al mismo tiempo que reduce el "fogonazo" pruducido por la combustión de los gases.

(Sacado de la revista Armas)Los tiempos cambian y como no podía ser menos,todo parece indicar que también afectan (al menos en algunos paises) a las pistolas Glock. La  “nueva” G19 incluye un “cambio radical” hasta ahora inédito en las armas de esta marca.
El mismo se refiere a la transformación de lo que fue el concepto original que diseñó Gaston Glock en los primeros años de la década de los ochenta, en el siglo pasado y más concrétamente a su sistema de seguridad automático. Montada el arma, sólo hay que presionar sobre el gatillo -que incorpora en su parte central una palanca que impide su accionamiento si no es oprimida adecuadamente- para realizar el disparo, manteniendo siempre la máxima certeza de que no se hará fuego si no es de forma totalmente voluntaria.
Pues bien,parece ser que en Portugal han pensado que ese mecanismo, al que el fabricante denomina Safe Action por su especial configuración y sencillez, no cumple con lo que los agentes de sus cuerpos policiales requieren para cumplimentar las misiones asignadas. Por ello, han decidido adquirir la pistola “made in Austria” pero con una serie de modificaciones.La que más llama la atención es el rediseño general de sus sistemas internos para acomodar un mecanismo de seguro adicional que se suma a los que, automáticamente actúan sobre la aguja percutora para evitar que alcance el pistón del cartucho que pueda encontrarse en la recámara.
Tras los estudios pertinentes, que no deben haber sido pocos para mantener la “reputación” internacional de Glock, han diseñado una modificación de la configuración original, de forma que el tirador tiene la posibilidad, si así lo desea, de activar un bloqueo manual que complementa a los ya clásicos.
Se ha dispuesto, en el armazón y próximo al que sujeta al cargador en su posición correcta, un dispositivo mecánico que actúa sobre la biela que activa el pistón de bloqueo de la aguja percutora. Tras el desenfunde, o acompasado a ese movimiento, hay que actuar sobre un pulsador situado en el costado izquierdo con el dedo pulgar, movimiento que, en algunos casos y en función del tamaño de la mano del usuario, obligará a romper un poco el empuñamiento. Entonces, el arma pasa a funcionar como las anteriores versiones, pues se mantiene el “seguro” en el propio gatillo, el que tiene una posición especialmente útil para facilitar el tránsito más rápido y eficiente desde una situación de seguridad total a aquella en la que se realiza uno o varios disparos. Por el costado derecho aparece entonces otro pulsador, con sendos elementos de color rojo que dan aviso visual de que el arma está en disposición de poder hacer fuego; son marcas localizadas en la parte superior y anterior, para que los usuarios las vean con facilidad.



Según portavoces de la policia lusa,esta transformación no era más que el resultado de una “obcecación” de los responsables políticos que dirigen el Ministerio de Interior portugués (ésto corrobora mi hipótesis de que el que no vale para otra cosa siempre se puede dedicar a la política) , pues la concepción original de ese modelo lo convierte en una referencia mundial en seguridad y funcionalidad. Hubo incluso alguno que apuntó la posibilidad de eliminar ese “accesorio”, al que además de poco funcional encontraba de nula aportación positiva en el fin pretendido.
Sin querer entrar en polémica, la verdad es que añadir un seguro manual a un sistema de seguro automático no es más que una redundancia que tiene poco que ver con las cualidades pretendidas para quienes están siendo dotados con este modelo. Hace que el funcionamiento general sea más lento, pues se requiere algo más de tiempo entre el desenfunde y el disparo, amén de añadir un “problema” más en el caso de que quien la use no se acuerde de desactivarlo en el caso de una situación con alto índice de estrés.
Sí es verdad que para la mayoría de los uniformados lusos, que como en otras naciones europeas, carecen de un programa de formación intenso y eficaz en el manejo de las armas cortas, va a suponer más una ventaja que un inconveniente, pues es difícil que tengan que desenfundarla en el curso de un operativo a lo largo de su vida; para sus “gestores”, supondrá una “seguridad” añadida que evite un disparo involuntario, aunque como contraposición también puede incidir en situaciones en las que los agentes resulten alcanzados por los proyectiles de aquellos a los que se enfrentan.
La G19 adquirida para los policías portugueses incorpora además otra modificación que puede conllevar también más de un problema puntual. Se la ha provisto con un mecanismo de liberación del cargador ambidiestro. No es el clásico que puede colocarse en un lado o en otro para que pueda ser usado por diestros o zurdos. Es uno que libera la retenida del cargador indistintamente si se presiona el pulsador situado en el costado izquierdo o en el derecho, lo que puede incidir en más de una situación en la que, involuntariamente, se produzca la extracción del almacén que acoge los quince cartuchos alojados en el cargador estándar de este modelo.
Otro “punto fuerte” que no es nada operativo es el que se refiere a la inclusión de un visible letrero de color blanco, con el rótulo “Força de Segurança”, en ambos costados de la corredera, más adelantado en el derecho y centrado en el izquierdo. Es verdad que ayuda a identificar, al que pueda leerlo cuando se encuentre inmerso en una situación “explosiva”, como Policía a quien emplea el arma, el objetivo que puede haber motivado la inclusión de esas frases pintadas sobre el acabado Tenifer clásico en las Glock. También lo es el hecho que puede producir algún reflejo nada discreto, sobre todo en situaciones en las que el nivel de luz sea bajo; otro detalle se refiere al hecho de que pueda llegar a afectar al arma generando oxidaciones o acabe degradándose con el uso continuado.<<...si algo funciona no lo toques...>






Características

Nacionalidad:Austria
Calibre: 9x19
Tipo:Semiautomatica
Acción:Safe action
Largo: 174 mm 6.85"
Altura: 127 mm 4,64"
Ancho: 30 mm 1.18"
Cañón: 102 mm 4.02"
Estriado:Exagonal
Capacidad de cargador: 15 cartuchos/Opcional 17/19/33
Armazón: Polímero
Corredera: Acero
Longitud entre miras:153 mm 6.02 in.
Peso:595g / 20.99 oz.
Con cargador850g/29.98 oz.





9 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días, Sr. Bl@nko:

Creo que su “yo nunca me compraría una Glock” ya lo dijo antes, tras un comentario mío que hice defendiendo a las pistolas de pistolas de armazón sintético y disparador de Doble Acción Total (D.A.O.). No voy a polemizar sobre este tema, “para gustos están los colores” y cada uno es libre de pensar lo que crea. Además, con su amplia experiencia y vastísimos conocimientos sobre armas, Vd. tendrá sobrados motivos para opinar así y no seré yo quien le haga cambiar de opinión.

Pero voy a poner “en perspectiva histórica” uno de los puntos que Vd. critica más de las pistolas Glock: su “pesado” disparador de presión constante “Safe Action”, a menudo traducida como una “Semi-Simple Acción”, aunque más bien es una D.A.O. un poco “aligerada”: su “gatillo doble” primero tensa al 100% la aguja percusora “lanzada” (que ya va pretensada al 60% “de serie”), y en un segundo tiempo, la dispara.

A principios-mediados de los años 80´s, la delincuencia en EE.UU. alcanzó “dimensiones epidémicas”. Los cuerpos policías locales y estatales de ese país, tradicionalmente armados con revólveres de Doble y Simple Acción (D/SA), tambor de 6 tiros, cañón de 4” pulgadas y Cal. 38 Special (S&W Mod. 10, por ejemplo) o, menos frecuentemente, del .357 Magnum (S&W Mod. 27, por ej.), estaban en inferioridad de condiciones, en caso de enfrentamiento contra criminales y/o bandas organizadas que disparan pistolas semiautomáticas de gran capacidad y potente calibre (15 o más balas del 9mm Parabellum en el cargador), cuando no con subfusiles del 9mm Para. o el .45 ACP (tipo UZI, MAC/Marietta, Intratec…), fusiles de asalto AK-47, etc.

Aprovechando que las FF.AA. de Estados Unidos reemplazaban por aquellos años su tradicional pistola Colt M1911-A1 del .45 de 7+1 tiros por las Beretta Mod. 92 FS (o “M-9”) del 9mm Para. que más que doblaba su capacidad de cargador (15+1), muchos cuerpos policiales adoptaron también ésta u otras “Wondernines” (pistolas similares en este cartucho, de Simple y Doble Acción, alta capacidad de cargador y armazón de aleación ligera: S&W Mod. 5905, Ruger P-85, etc). Poco después llegarán también las primeras “Glock” austriacas, imponiendo el patrón “plástico” actual que luego siguieron las Walther P-99, H&K USP, Steyr M-9/M-40, S&W “Sigma”, Sig-Pro, etc., etc. Pero estas las primeras Glock (y, en general, las pistolas “plásticas”) no carecían de defectos:

1). Muchos policías veteranos y/o no suficientemente bien entrenados, que aprendieron a disparar con revólveres de D/SA (aunque, habitualmente, los disparaban sólo en Doble Acción), no se adaptaron bien a sus nuevas pistolas que disparaban el 1er. tiro con una gran presión (en D.A.) y el resto, en una mucho más suave (S.A), por lo que, con los primeros modelos de Glock, fue frecuente que se produjeran disparos (y víctimas) accidentales.

A solicitud del Dpto. de Policía de Nueva York (NYDP), Glock creó “kits” de disparador específicos con una presión (ya de por sí “durilla”) incrementada hasta los 3,5 Kgs. constantes, tiro a tiro. Otras marcas también incrementaron “a posta” la presión de sus disparadores con el fin de evitar los disparos causados por el “stress” del tiroteo.

(Sigue en el siguiente comentario) >>>

Anónimo dijo...

>>> (Viene del anterior comentario)

2) Otra queja no era de la marca Glock en sí, sino de la munición 9x19mm Parabellum en general. Hubo varios tiroteos (dos muy famosos: uno en Miami en 1986 y otro en Los Ángeles en 1989) contra delincuentes no sólo bien muy armados con fusiles de asalto, sino también pertrechados de chalecos y cascos antibala y totalmente drogados (lo que les hacía casi insensibles a las heridas recibidas en zonas no-letales) que pusieron en cuestión la letalidad de este cartucho. La solución dada fue doble:

* Por un lado, dotar a los coches-patrulla de un fusil semiautomático AR-15 (o similar) del .223 Rem. / 5,56x45mm, en lugar de la típica escopeta de corredera del 12-70mm (o complementando a ésta);

* Y por otro, se empezaron a reemplazar las pistolas del 9x19mm P. por otras del .40 S&W (se evaluaron también otras municiones de 10mm, como el 10x25mm Auto o el .41 A.E. israelí, pero se encontraron demasiado potentes y de retroceso demasiado incontrolable para policías poco experimentados o agentes femeninas). La ventaja era que incrementaba notablemente el “stopping power” y aún permitía una gran capacidad del cargador bifilar (en general, con un par de cartuchos menos que en 9mm Para.).

Concretamente, el binomio “pistola Glock + Cal. .40 S&W” (Modelos G-22 estándar, G-23 compacto y G-37 subcompacto) fue considerado “perfecto” por muchos cuerpos policiales de EE.UU., y pronto otras marcas ofrecieron armas similares en este calibre u otros aún más potentes, como el .357 Sig, (creado a base de acoplar una bala de 9mm a una vaina del .40 S&W) o incluso volviendo al tradicional .45 ACP, bien con un cargador bifilar de gran capacidad que hace su empuñadura muy abultada, o bien con uno “monohilera”, de empuñadura más manejable pero de baja capacidad.

3). Otro defecto que se le achaca a las pistolas “Glock” es la falta de un seguro manual, o más bien, la “prepotencia” de su diseñador, el austriaco Gaston Glock, en considerar que el duro gatillo “doble” es en sí mismo un “seguro” a prueba de disparos accidentales en todas las condiciones (por ej., la Walther P-99 alemana, y su “clon” norteamericano, la SW-99, sí lo incorporaron desde el principio).

Wilheim Bubits, ingeniero en “Glock”, propuso a su jefe ponerle un seguro manual adicional a sus pistolas …lo que precipitó su salida (no sé si cordial o por las malas) de la marca. Recaló en la firma rival Steyr, también austriaca, y allí parió, en 1999, la “M-9/M-40” (de grandes virtudes, pero escaso éxito comercial) y más recientemente, la “Caracal”, fabricadas a medias entre Emiratos Árabes Unidos y Alemania, ambas con seguro manual.

Pero incluso “Glock” tuvo que dar su brazo a torcer y, además de para este pedido para las Fuerzas de Seguridad Portuguesas, anteriormente ya dotaron de seguro manual a un lote más pequeño que se hizo para un cuerpo policial australiano. Por otro lado, varios fabricantes también habían ofrecido “kits” de seguro manual similares a éste, o bien “seguros de empuñamiento” (como el de la Colt 1911) para pistolas Glock.

Un cordial saludo, H.C.

Bl@nKo´S dijo...

Son dos,los puntos que pongo en cuestión sobre la pistola Glok ,siempre,eso sí, en referencia a su uso como pistola para "tiro deportivo" ,exceptuando el IPSC.
Partiendo del modelo G17L único concebido para éste práctica tenemos:
Peso disparador sobre 2.267 g. (5 libras). Peso mínimo exigido para esta disciplina 1.365 g.
Si el peso medio usado por la mayoría de los tiradores es de 1.370/1375 g. nos encontramos con un exceso de 892 g,Esto hace que con eso peso sea prácticamente centrar miras;perdone la expresión "una burrada"
Peso del arma 737 g (26,03 libras).Peso medio de las armas empleadas 1.200 g.La diferencia de los aproximadamente 460 g. da como resultado una sobre elevación del arma en la "prueba de duelo" (5 disparos en 10 segundos),lo que hace "perder las miras" ,a la vez que un tiempo valiosísimo en volver a centrarlas.
En cuanto a todo lo demás estoy plenamente de acuerdo con Vd.
Un saludo Bl@nKo´S

Anónimo dijo...

Gracias por su pronta respuesta. Veo que no nos pondremos nunca de acuerdo sobre las Glock y pistolas "plásticas" en general, pero no por ello vamos a dejar ser amigos.

Añadiría a su Glock 17L "para tiro deportivo"(con cañón de 6" pulgadas) las G-34 (en 9x19mm Para. y G-35 (en .40 S&W), con cañón de 5,3" pulgadas. De todos modos, yo siempre las he visto mucho más para IPSC, en su versión "Producción", que para Tiro de Precisión "pura". Y no me negará que en esa División, las pistolas de armazón "sintético" ganan por goleada a las "metálicas" tipo Beretta 92, CZ-75, Browning HP-35, etc.

Aprovecho para hacerme una auto-corrección. Veo al releerme que tengo una incoherencia en el penúltimo párrafo de la 1ª parte de mi comentario:

Quise decir que muchos agentes, aconstumbrados a revólveres de D./S.A. (y generalmente usados en D.A.) no se adaptaron bien a las nuevas pistolas "de D./S.A. y de martillo percutor convencional", debido a la diferencia de presión en el disparador, entre el 1er. tiro (en D.A.) y los siguientes (en S.A.), lo que causó muchos accidentes.

Ese "salto" obviamente no existe en pistolas de "aguja lanzada y D.A.O.", como las Glock, pues la presión es constante tiro tras tiro.

Lo que sí es cierto es que, en las primeras Glock, la tensión del disparador era mucho menor, lo que obligó a "endurecerla" para evitar disparos causados por stress (lo que dije del Kit creado para la NYPD es verídico). Espero haberme explicado mejor ahora.

Atentamente, H.C.

Bl@nKo´S dijo...

Es cierto que tanto la G34 como la G35 se suelen emplear para IPSC;pero en España,que es lo que conozco,están muy lejos de ser mayoría,la proporción no pasaría 1 por 25.Las más empledas son,en Cal 9 mm Para ,las CZ ,Tanfoglio y clones de la 1911.En calibre .40 y .45 todas la derivadas del Mod.1911 ,STI,SPS.Infinity etc.
Bl@nKo´S

Bl@nKo´S dijo...

Corrección al comentario del 5 de Noviembre (Bl@nKo´S)
Donde dice "en la "prueba de duelo" (5 disparos en 10 segundos)" debería decir "5 disparos en 20 segundos",ya que la primera corresponde la modalidad de "Standard Internacional" (cal.22).

Anónimo dijo...

buenas noches experto quisiera saver lo credeciales que ustedes la dan a la glock 23 .40 sera de util conocimiento para mi saver su consejos savios . gracias instrustore,e experto y conocedores de arma de fuego ....

Bl@nKo´S dijo...

La Glock 23 es prácticamente el modelo 19 adaptado al calibre .40 S&W.Goza de las mismas excelentes cualidades de del modelo 19,con el añadido de un mayor "poder de parada",lo que hacen de ella el arma idonea para defensa personal.Sin duda alguna una excelente arma,segura,precisa,y fiable.
Atte Bl@nKo´S

Anónimo dijo...

me gusta esta arma es buena la tengo y es la mejor entre sus hermanas

Publicar un comentario en la entrada

AHORRE TIEMPO Introduzca marca o modelo