El arma individual moderna ¿Calibre 7.62 ó 5.56 mm?


Cartucho 5,56x45 OTAN (SS-109) Abajo cartucho dual con nucleo de acero y plomo


Diversas y variadas han sido, y mucho me temo que seguirán siendo, las polémicas surgidas en torno a la efectividad de los calibres empleados en combate.Tanto el armamento empleado,como los calibres usados a partir de la Segunda Guerra Mundial fueron sometidos a diferentes estudios con el único fin de determinar sus cualidades y comportamiento en los distintos escenarios de batalla. Desde el 7,92x33 alemán,pasando por el 7,62x39, ruso, hasta el 7,62x51 y 5,56x45 OTAN han transcurrido casi cuarenta años en los que la investigación y los estudios no han dado tregua en cuanto a la consecución del "cartucho ideal",en definitiva del que "matase mejor".
Al final de la Segunda Guerra Mundial el empleo de las armas ligeras de la infantería usada por los ejércitos involucrados, se encontraba en crisis por dos razones fundamentales:
Por un lado la gran diversidad de calibres, hacia muy difícil el apoyo logístico, por lo que se decide subsanar este problema mediante la estandarización. Por otro lado el gran peso del conjunto arma-municion, hacia difícil su transporte y no era capaz de resolver determinadas situaciones tácticas.
Así comenzaron a desarrollarse una serie de armas automáticas que se denominaron fusiles de asalto, los cuales disparaban cartuchos de mediana potencia, solucionando el problema táctico del combate a distancias intermedias. Los alemanes y rusos hallaron soluciones bastante aceptables con los calibres 7.92x33 y 7.62x39, respectivamente, pero cuando los ejércitos de la OTAN, en los años 1949-1950 consideraron el problema con detenimiento, se decidieron por el cartucho experimental 7.62x51 mm.


Esquema 5,56x45

En el 1954 los técnicos militares y civiles consideraron que dicho cartucho era demasiado potente para un arma individual, debido a que el proyectil disparado con el clásico FN-FAL, solo necesitaba de un 25% a un 30% de su energía cinética para provocar una herida mortal a la distancia normal de combate de 300 metros.
Los directivos de la empresa de armamentos FN de Bélgica reconocieron la validez de los numerosos argumentos a favor del calibre 7.62x51 que a continuación se detallan:
-El buen rendimiento y la valorización daban entera satisfacción.

-El peso, uno de los inconvenientes, fue compensado por la multitud de medios de transporte (helicópteros, vehículos, etc.)

-Existe la necesidad de conservar este calibre tan potente para las armas automáticas pesadas, montadas en los carros de combate, transporte de personal y helicópteros.
-La necesidad de disponer en el campo de batalla de una munición eficaz a distancias superiores de 300 metros ( valor considerado como alcance útil de combate).
-Por las enormes reservas de munición existentes.

De Izda. a Dcha: 5,56x45 / 4,5x39 / 4,6x30 / 5,7x28 / 5,45x28

No obstante lo expuesto, siguieron experimentando en busca de un arma más liviana que disparara proyectiles con menos energía cinética, suficiente para provocar heridas mortales y de menores dimensiones que permitieran al combatiente una mayor movilidad en el manejo, reaccionando en mejor forma ante cualquier eventualidad.
En 1963 el Departamento de Defensa de EE.UU. de América decidió reemplazar los fusiles AR-15 calibre 7.62x51. por los fusiles M-16xA1, que se alimentaba con munición calibre 5.56x45 mm. denominada M-193.

Las principales causas que llevaron a este cambio fueron: La necesidad de armar hombres de menor talla y peso que los soldados norteamericanos,como era el caso de las tropas que combatían en el Sudeste Asiatico.EE.UU. considero la adopción de los fusiles más ligeros y de menores dimensiones, aptos para la lucha de guerrillas en la jungla y el difícil apoyo logístico que se debía hacer en este escenario. La munición M-193, que era de menor peso que la munición 7.62x51mm. , haría más fácil dotar al personal con mayor cantidad de munición para el combate. Aumentar la eficacia del combatiente, al mejorar la precisión de la puntería en el fuego automático.
En el transcurso del conflicto en el Sudeste Asiático, los técnicos norteamericanos detectaron que el cartucho M-193 tenia defectos en la eficacia al ser disparado con armas estriadas al paso de 12 pulgadas (305 mm.) y también en la estabilidad de la trayectoria del proyectil, lo que producía efectos no deseados en el objetivo, lo que generaba los siguientes inconvenientes:
Los proyectiles tendian a desequilibrarse al alcanzar el objetivo,produciendo enormes daños innecesarios .Este efecto de volteo es una de las causas de heridas inutiles e inhumanas que posteriormente fueron prohibidas por la convension de Ginebra.

Cartucho 7,62x51 OTAN

Los proyectiles eran demasiado sensibles a los obstaculos menores que se encuentran frecuentemente en la trayectoria, como por ejemplo, hojas de hierbas e incluso la lluvia. A la falta de estabilidad se sumaban los insatisfactorios efectos en el blanco a distancias mayores de 300 metros,lo que era inaceptable para muchos combatientes. Posteriormente los directivos y tecnicos de la FN se propusieron fabricar una municion que debia cumplir los siguientes objetivos. Satisfacer los requerimientos de la OTAN en el sentido de perforar una chapa blindada de 3,45 mm de espesor situada a 300 metros de distancia. Perforar un casco de acero N.A. situado a mas de1.100 metros. Aumentar el alcance de los proyectiles 5.56x45 mm. y eliminar los efectos inhumanos infingridos en el cuerpo si el proyectil se rompe o alcanza a este de costado en vez de hacerlo de punta. Conservar las dimensiones de la municion M-193.
Como resultado de su estudio, se diseño la municion SS-109, cuyo proyectil es de forma conica y peso de 4 grs. Su nucleo esta compuesto de dos secciones , de acero en su parte delantera y de plomo en su parte trasera, lo que da propiedades semiperforantes. Para evitar que el proyectil alcance de costado su blanco, el anima del fusil fue rayada al paso de 7 pulg. (180 mm.) , obteniendose un trayectoria mejor estabilizada.
En junio de 1976, los representantes de once paises de la OTAN firmaron un protocolo de acuerdo relativo al programa de pruebas y evaluaciones destinadas a seleccionar un segundo calibre de municion para las armas ligeras de infanteria.
Durante la conferencia se tomo la decisión de utilizar solamente cartuchos de dos calibres a partir 1981; los de 7.62x51 mm y un nuevo modelo escogido entre los paises integrantes y firmantes del acuerdo. Para ello la OTAN establecio un programa de pruebas comunes para definir las caracteristicas de los cartuchos del segundo calibre y formular los consiguientes reconocimientos sobre las futuras armas de asalto y apoyo de combate.
En el concurso fueron presentados los siguientes cartuchos:

-4.85 mm. De origen Britanico.
-4.7 mm. De origen Aleman.
-5.56 mm. De origen Norteamericano (M-193, XM-77)

-5.56 mm. De origen Belga (SS-109)

Despues de años de pruebas , el 28 de octubre de 1980, los miembros de las comisiones designadas por la OTAN determinaron normalizar el calibre 5,56x 45 mm. En base a la municion de fabricacion Belga SS-109, que cumplia con todos los requisitos exigidos por este organismo.
En la actualidad todos los paises integrantes de la OTAN utilizan este calibre.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días, Sr. Bl@nko:

Dicen que "la virtud se encuentra en el justo término medio". Por ello, algunas marcas de munición han sacado calibres intermedios en potencia, alcance y tamaño entre el 5,56x45mm y el 7,62x51mm NATO:

- El más "prometedor" es el 6,8x43mm Remington SPC (Special Porpose Cartridge, calibre para propósitos especiales), basado en el antiguo .30 Remington de principios del s. XX y desarrollado a medias entre Barret (el arma, basado en la carabina Colt M-4) y Remington (el cartucho) y destinada, en principio, al Comando de Fuerzas Especiales de EE.UU. ("SOCOM" en sus siglas en inglés, que aglutina a los Ranger, los Delta, SEALs, etc).

Disparado desde un cañón de 16" (41 cms), una bala Cal. 6,8x43mm SPC de 7,45 grs (115 grains) de peso es lanzada con una Velocidad Inicial (Vo) de 785 mts/seg (2.575 feet/seg.) y consigue una potencia en boca (Po) de 2.297 J (y con cañón de 24" (61cms) la Vo y Po aumentan sobre un 10%). En comparación, la bala estándar de la OTAN en Cal. 5,56xmm, la "SS109" blindada (FMJBT), pesa 4 grs (62 grains), tiene una Vo con cañón de 20" (51 cms) de 940 mts/seg (3.100 ft/seg) y desarrolla una Po de sólo 1.767 Julios. Desde luego, el "performance balístico" del Cal. 6,8mm es inferior al del 7,62mm NATO, que con bala FMJ de 9,7 grs (150 grains) desarrolla unos 3.500 Julios de Po con cañón de 20", pero el retroceso es inferior (mayor, eso sí que el del 5,56mm) y puede emplear armas del mismo tamaño que éste último y hasta sus mismos cargadores normalizados tipo "STANAG" (si bien al ser cartuchos más voluminosos, caben 27 en lugar de 30). Tras Barret, otras muchas marcas han lanzado versiones del AR-15/M-16/M-4 en ese calibre (y RUGER, incluso de su Mini-14). El 6,8x43mm tiene grandes posibilidades de convertirse en el futuro calibre estándar de la OTAN.

- El 6,5x39mm Grendell, basado en el 7,62x39 mm del AK-47, Dicen que aún mejores prestaciones aporta y hasta cepta 30 cartuchos en el cargador estándar OTAN, pero parece que tiene menos visos de convertirse en el nuevo cartucho de ordenanza occidental, quizás por cuestiones más políticas o comerciales que "balísticas".

- Para las Guerras de Irak y Afganitán se han creado cartuchos con enorme "poder de detención", de grandísimo calibre y peso de proyectil pero siempre con una longitud total lo bastante corta (6, máximo 6,5 cms) como para poder dispararse desde fusiles/carabinas de la "plataforma" M-16/M-4, aunque los cargadores sean monohilera en vez de bifilares: así han surgido "engendros" tales como el .458 SOCOM (ideado para las Fuerzas Especiales, como su propio nombre indica) o el .50 Beowolf (cuyo cargador, de tamaño estándar, acoge 12 sólo cartuchos, en lugar de 30).

- También existe el .338 Spectre, subsónico, ideado para usarse eficazmente con silenciador desde un arma tipo M-4.

- Por otro lado, el uso del 7,62x51mm como arma de francotirador está "de capa caída": muchos ejércitos lo van reemplazando por el el .338 Lapua Magnum, .300 Winchester Magnum y el .50 (12,7x99mm) Browning.

Un saludo, su amigo H.C.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo:

La búsqueda de cartuchos cada vez con más "pegada" (stopping power o poder de detención) es una constante histórica entre las tropas del "Tío Sam":

- Durante la Guerra Hispano-Cubana de 1898 (donde perdimos Cuba, Filipinas y Puerto Rico), sus fusiles de cerrojo de origen Krag-Jordansen Cal. 30-40 se demostraron claramente inferiores en alcance, pegada y precisión a nuestros Mauser Mod. 1893 Cal. 7x57mm (perdimos esa guerra por nuestra manifiesta inferioridad naval, porque en tierra...). Así que decidieron "clonar" el Sistema Mauser (sobre todo, al icónico Kar-98 K) y su calibre (8x57mm JS) creando el fusil Springfield 1903. Lo cierto es que el primer cartucho, el .30-03 (la 2ª cifra, por su año de adopcion, 1903) no satisfizo las espectativas y hubo que cambiarse poco después por el .30-06 (de 1906) ó 7,62x57mm, un cartucho con el que USA fue a las dos Guerras Mundiales (1917-18 y 1941-45, respectivamente) y hasta a la de Corea (1950-53). Y todavía es casi insustituible como cartucho de caza mayor.

- En Filipinas, EE.UU. tuvo que enfrentarse a la insurrección de los "Moros" (en español en el original), insurrectos musulmanes de la isla de Joló (1898-1902). Algunos de ellos, "conjurados", se lanzaban cuchillo en mano contra las tropas yankees en ataques suicidas: gracias al opio, aguantaban varios tiros de los nuevos revólveres de Doble Acción cal. .38 Smith & Wesson antes de caer muertos. Así que el US Army rescató de los arsenales los viejos pero contundentes Colt "Single Action" Cal. .45 LC, con los que caían abatidos del primer disparo. Pocos años después EE.UU. adoptó el .45 ACP como cartucho de ordenanza para arma corta, junto a la pistola Colt Mod. 1911.

- En la II Guerra Mundial y la de Corea, el cartucho intermedio Cal. .30 de la ligera y manejable Carabina M-1 (7,62x33mm, una versión acortada del .30-06) fue muy controvertido: algunos le acusaban de no poder atravesar a distancias relativamente cortas los gruesos abrigos invernales del enemigo (alemán o nordcoreano, según el caso).

- Quizás por eso, cuando tras la Guerra de Corea se quiso reemplazar el fusil Garand Mod. 1936 Cal. .30-06 por el Springfield M-14, una versión modernizada de éste (con ráfaga, en lugar de semiautomático, y con cargador separable de 20 tiros, en lugar de peines de 8 cartuchos), se intentó cambiar lo menos posible su cartucho, creándose el .308 Winchester o 7,62x51mm: sólo un poco más corto de vaina (para para facilitar el automatismo en ráfaga) pero prácticamente igual de potente y eficaz.

Un cordial saludo, H.C.

Anónimo dijo...

Buenos días de nuevo:

Vuelvo al tema de la "obsesión" yankee por las armas con gran "poder de parada". Pese a que la pistola de ordenanza de sus FF.AA. es la "M-9" (Beretta 92 F) de Cal. 9x19mm Parabellum (aunque los pilotos del US Air Force emplean la SIG P-228 también en 9mm Para.), y últimamente, sus guardacostas usan SIG-Pro P-229 en .40 S&W), pero sus Fuerzas Especiales siguen siendo fieles al .45 ACP.

En los 90´s la empresa alemana Heckler und Köch (HK) ganó un concurso para dotarles de una pistola con especificaciones técnicas muy concretas: la HK Mark (o "Mk") 23 "SOCOM", en .45 ACP. De peso relativamente contenido (1,2 Kg, descargada) para su gran tamaño (245mm de longitud total) gracias al armazón de polímero; Doble y Simple Acción convencional con martillo a la vista; cargador bifilar (12+1 cartuchos); cañón de 5,9" pulgadas (122mm) con rosca para poder acoplar silenciador y un amplio guardamontes, para poder usarlo con guantes. A partir de la Mk23, HK creó toda la "familia" de pistolas USP (por "Universal Selbstlade Pistole" en alemán o "Universal Self-Loading Pistol" en inglés): USP estándar y Compact, la P-30, etc., aunque curiosamente éstas se comercializan más en Cal. 9mm Para. y .40 SW.

Recientemente Taurus lanzó una pistola muy similar (Mod. 24/7 OSS .45), ante la noticia –posteriormente descartada- de que el SOCOM quería sustituir ya a la “vieja” HK Mk23 (FN-Herstal y la propia HK también lanzaron prototipos).

Por otro lado, algunos miembros de los SEAL o los Delta Force, que tienen plena libertad para utilizar las armas que mejor convenga a sus misiones) deciden emplear “venerables” pistolas tipo Colt 1911 del .45 antes que modelos más modernos y sofisticados.

(SIGUE)-->

Anónimo dijo...

-->(VIENE)

Pero ¿cuánto tiene de realidad y cuánto de mito esta superioridad del .45 ACP sobre el 9x19mm Parabellum)

El concepto de "poder de detención" o "Stopping Power" (S.P.) es muy controvertido ya que, junto con certezas científicamente comprobadas, sus partidarios a ultranza le añaden “mitos” de realidad más cuestionable (como aquel dicho de que “si no cabe el pulgar por el cañón, es un arma de juguete”).

El S.P. es la "cantidad de energía transferida al blanco", que depende del peso del proyectil, su diámetro –no sólo el calibre, sino también el que tenga al deformarse al impactar- y la velocidad a la que impacte. Recordemos:

- "Fuerza" = Masa (peso de la bala) x Aceleración (la velocidad de ésta),
- y, a su vez, "Presión" (la que ejerce la bala “sobre” y “dentro” del cuerpo) = Fuerza (M x A, como ya vimos) / Superficie (diámetro de la bala) x el número "Pi", 3,1416).

A veces se confunde la S.P. con el término "shock hidrostático", aunque no es sinónimo (eso sí, las cavidades "temporal" y "definitiva" que deja un proyectil al entrar en un cuerpo también están perfectamente definidas por la Ciencia: la "balística terminal" y "de efectos", en Física, y la “patología forense”, en Medicina).

Sin embargo, "entusiastas del S.P.” han creado una elaborada teoría sobre la "letalidad al primero tiro" de los diferentes tipos de cartucho (calibre, peso, tipo, etc) sin excesivo rigor científico, según el cual no hay peor “pecado” que la "sobrepenetración" (atravesar al blanco de lado a lado), pues así se “desperdicia” la presión y energía que transfiere la bala. Pero esto me suscita dudas:

- ¿Acaso dos orificios, de entrada y de salida, no causarían antes la muerte por desangrado que sólo el de entrada? (bueno, las hemorragias internas también cuentan).
- Para tener “gran letalidad de un solo tiro”, en general el arma debe ser muy potente y, por tanto, tener gran retroceso, lo que impediría repetir rápidamente el tiro si fallases (cualquiera puede errar un disparo, por muy buen tirador que sea).
- A igualdad de peso y diseño, un arma de menor calibre carga más munición que una de grande (incluso puede tener cargador bifilar, en lugar de monohilera), lo que permite hacer impactos múltiples (“double-tap”, por ej.) sin tanto miedo a quedarse sin balas.

Además, según las tablas de “letalidad según su S.P.”, la diferencia entre el 9x19mm Parabellum y el .45 ACP tampoco es tan grande: un “factor de S.P. de 45", el primero (entre 500 y 650 Julios de Po) y "de 50", el segundo (de 550 a 800 J), en sus versiones de bala más comunes y con cañones de largo estándar (4” ó 5” pulgadas), …pero -recordemos- siempre con la posibilidad de cargar más munición y repetir más fácilmente el tiro en 9mm Para.

No cuestiono la importancia del Stopping Power (que es una realidad física indudable), sino esa obsesión por la letalidad “al primer disparo”, que quizás sí sea determinante en armas de caza, pero no en las militares/policiales.

Pero “Doctores tiene la Iglesia” y ya digo que sólo es mi opinión personal.

Un saludo, H.C.

Anónimo dijo...

FE DE ERRATAS:

Al releer el texto, he visto que me he equivocado al cerrar las comillas, paréntesis o interrogaciones en algún párrafo, pero espero que el sentido del texto se entienda igual.

Quizás el punto que ha quedado más confuso sea el de las fórmulas. Lo repito, corregido:

- "Fuerza" = Masa x Aceleración, siendo la "Masa" el peso del proyectil y la "Aceleración", la velocidad de ésta.

- y, a su vez, "Presión" = Fuerza / Superfície, siendo la "Superficie" el diámetro de la bala x el número "Pi" ó 3,1416).

Disculpen, H.C.

Anónimo dijo...

He encontrado en una página web en la que hay una lista del supuesto “Stopping Power al primer disparo” de diferentes cartuchos de arma corta. El enlace es:
http://www.freerepublic.com/focus/news/849728/posts.

Está en inglés, por lo que traduzco el texto anterior al listado, que más o menos dice:

<< El general Julian Hatcher, un destacado patólogo forense, desarrolló a principios del s. XX una buena fórmula (sic) para determinar la teórica “Potencia de Parada” de un cartucho de arma de fuego. Su fórmula ha resistido la prueba del tiempo y la validación de otros estudios y datos relacionados con el “Stopping Power” (S.P.).

Para que la S.P. sea más eficaz, un cartucho de arma de fuego que tiene que tener un valor de más de 50 en la escala de Hatcher. Valores mayores de 55 tienen rendimientos decrecientes, porque no se gana significativamente más S.P. sin que aumente el retroceso (…). Cartuchos con un valor de menos 50, no se deben considerar para defensa propia. Una calificación menor de 30 significa que sólo tiene una probabilidad del 30% de incapacitar al enemigo de un solo disparo. Las puntuaciones “Hatcher “de 30 a 49 proporcionan una S.P. de un único tiro de aproximadamente un 50%, y de 50 o más proporcionan cerca del 90% de S.P. al primer disparo.>>

Luego viene la lista, en la que se deja clara la preferencia yankee por los grandes calibres, sobre todo el .45 ACP, y se denosta el 9x19mm Parabellum (le da puntuaciones incluso menores a la que dije en mi comentario anterior). Pero insisto con mis dudas:

- A principios del siglo XX, cuando Hatcher creó su valoración, ¿acaso existían el .357, el .41 ó el .44 Magnum (que se crearon en 1934-35, 1964 y 1957, respectivamente), ¿o el 10x25mm Auto (que se diseñó a mediados de los años 80´s) o el .40 S&W (que es de principios de los años 90´s)? ¿O los .22 LR de Alta Velocidad (en esa época aún se cargaban con pólvora negra, no con nitrocelulosa)? ¿O la mayoría de cargas de pólvora y pesos y tipos de puntas de bala que se mencionan en esta tabla, incluso de cartucho que sí existían entonces como el .45 ACP, 9x19mm Para.., .38 Special, .38 Auto (9x17mm Corto), .32 ACP (7,62x17mm), etc? Supongo que será cosa de sus “fans”.

-¿Y cuántas de las pistolas semiautomáticas de la época en que Hatcher fijó su “patrón” tenían cargador de doble capacidad, por si fallas el famoso “primer tiro”? (NINGUNA) ¿Y muelles recuperadores como los actuales, que atenúan el retroceso y facilitan repetir el tiro? (IDEM).

…Me reafirmo en lo antes dicho: si el tiro va bien colocado, será letal aunque dispares un mero .22LR. Pero si fallas, mejor contar con mucha munición en el cargador y con un retroceso controlable para poder "freir a tiros" el blanco..

Atentamente: H.C.

Anónimo dijo...

el 5.56 al momento de combatir me obliga a usar mas munición luego de que al disparar al enemigo queda con vida la mayor parte del tiempo, lo que le permite seguir combatiendo y generando un problema para uno no así como al usar una calibre mayor ya sea 7.62 u otro calibre es mas eficiente inmoviliza al objetivo y causa mayor respeto............

Publicar un comentario en la entrada

AHORRE TIEMPO Introduzca marca o modelo